archivo

Guerra mundial

1. Vae victis

Si alguien duda de que la guerra fría fuera de verdad una guerra, no tiene más que ver lo que le pasó a los perdedores. Con pena y sonrojo, la poderosa Unión Soviética se convirtió en Rusia. Su presidente se llamaba Yeltsin. Todo el mundo sabía que era alcohólico y en las cumbres internacionales lo invitaban a copas para reírse de él. Veinte años después de la derrota, los geógrafos de los demás patrones del planeta todavía podían fardar ante los (pocos) interesados de mapas invertidos como este.[1]

Leer más

Anuncios

1. El petróleo y la teoría del tubo

En el número anterior, mientras refunfuñábamos por lo insatisfactorias que son las explicaciones sobre las guerras estadounidenses en Oriente Medio y Asia Central, tuvimos una salida que no llegamos a aclarar: «las “explicaciones petrolíferas” son para la izquierda antiimperialista y no aguantan ni la más mínima confrontación con el sentido común». Así, de un golpe, además de dejar clara la gran ventaja de escribir en publicaciones marginales (dices lo que te da la gana y no tienes que darle explicaciones a nadie), iniciamos una discusión que a nuestro parecer es interesante.

Leer más