archivo

Sin categoría

1. Información. Los terroristas islamistas y sus enemigos

Hace tres años y pico, un cuerpo de marines estadounidenses borró de nuestras pantallas el conjunto de píxeles que habíamos aprendido a reconocer como Osama Bin Laden. En esta revista, recibimos la noticia de la siguiente manera:

En el momento de su tan simbólico exterminio, Bin Laden y su organización estaban ya fiambres. Primero, porque en el interior de las «democracias occidentales» la gran patraña del «terrorismo islamista» ha calado ya tanto que se ha convertido en una categoría en la que cabe cualquier cosa. Basta con que el gran dedo índice del estado señale a la amplia categoría «morenos peligrosos» para que las masas concentren todas sus fobias y obsesiones. Segundo porque, aunque en el exterior dicha gran patraña haya demostrado ser más que suficiente para poner en marcha a toda velocidad el plan Afpak y desarrollarlo durante diez años, puede resultar un pelín insuficiente si se piensa en el futuro de la guerra y de las futuras «amenazas» que sin duda habrán de descubrirse.

Leer más